Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

LA VIDA “CASUAL” DE LOS PADRES

Eres padre. La vida, ha dejado de ser casual.

Es mejor asumirlo. No es mejor ni peor. Es simplemente, otra vida. Yo siempre digo que la llegada de un hijo es “el fin de la vida conocida“. Lo digo con tono entre dramático y pragmático, muy en mi estilo. Los que son padres se ríen y asienten, y los que no me dicen “exagerada“, pensando que todo los que me pasa a mí, no les va a pasar ellos. Pobres. Más aún. Tengo una prima cuya cuñada se acaba de quedar embarazada, y le dije “dile que lea mi blog“. Espantada, mi prima me dijo que ni hablar “no la quiero asustar todavía“. Madre mía. Qué imagen daremos.

 

Alt casual

El día que descubrimos que vendría Telmo y el principio del fin de nuestra vida conocida

 

La vida con hijos, 2 en mi caso, es una gincana constante. Física y emocional. Física por sobrevivir a los coches y pelotas en el suelo, amén de todos los trastos (bolsas, meriendas, pañales, por sis…) que tenemos que cargar el #buenpadre y yo en cualquier salida “casual” que hacemos. Emocional, por, entre otras cosas, tener que lidiar con los conflictos entre hermanos cuando de un nanosegundo a otro se desata la III Guerra Mundial porque a un hermano le has dado una croqueta medio centímetro más grande que al otro. Sí. El tamaño importa, y mucho. Ya os daréis cuenta.

 

Estas vacaciones, con dos hijos a pleno rendimiento, he sido plenamente consciente del cambio. Especialmente, porque en las playas, restaurantes, y lugares que he visitado, he visto parejas divinas, muy “casual” sin ojeras, relajadas, peinadas, limpias, bien vestidas comiendo tranquilos, sin levantarse de la silla y sin pegar voces. Angelitos, pensábamos el #buenpadre y yo. Me daban ganas de acercarme y decirles “disfrutad, esto es lo que viene”. Pero no, yo tampoco quiero asustar.

 

El otro día, hice una merienda en mi casa con mis amigas. 3 con hijos, 1 sin. La valiente. Vino, se quedó hasta el final, y nos sigue queriendo. Le estamos haciendo un master en maternidad para cuando le llegue y no lo sabe. Ella es de las que nos mira pensando que no le va a pasar a ella. Angelita. Pero ella me lee,y se ríe conmigo y sabe que algo algo algo…. le pasará. Que algo algo algo de razón tengo. Y cuando le toque, estaremos allí para decir, con una sonrisa y todo el amor del mundo… “la vida es así ahora“. Esto es ahora “living la vida loca“.

 

Todo tu mundo cambia cuando tienes un hijo (ni te cuento 2… para los que están pensando en la parejita, no quiero asustar), sin embargo, hay ciertas actividades que tienen un antes y un después claro:

  1. Un paseo. Un paseo. Lo repito queriendo… y suspirando. Antes, los paseos eran muchas veces en silencio, mirando el paisaje, o charlando de cosas nimias. Ahora, los paseos son un batiburrillo de un #buenhijo “¿Cuánto queda?” “¿A dónde vamos?” y la frase estrella: “estoy cansado“.  Unos  #buenospadres al grito de“no corras” “no pases en rojo” “quedan 400 metros, 10 minutos”. 
  2. A la playa. Yo nunca he sido muy fan de la playa, pero desde que tengo hijos… soy un poco hater. No obstante, leí un post de Nuria de 9 Meses y un Día Despúes, sobre los artilugios que te facilitaban la vida, y acabé muerta de risa y muy identificada. Os lo recomiendo mucho, porque además de útil, es muy gracioso. Lejos quedaron los días en los que te levantabas de la cama, tomabas un cafecito, y le decías a tu pareja ¿vamos a la playa? Y nada, en media horita salías de casa con una bolsita, un pareo, un libro (¡un libro!) y la crema. Ahora, el tema cambia. Para poder salir de casa, dignamente, desde que decidimos ir a la playa, más o menos es una hora y media. Para cuando llegamos han pasado 2 horas. Por no hablar del drama de traernos la arena a casa.  Somos 4 personas para ir a la playa que vamos con:
    1. Sombrilla.
    2. Carrito de bebé.
    3. 4 toallas.
    4. Agua (misma botella y misma cantidad para los 2, por aquello de que el tamaño importa).
    5. Juguetes varios. Cubos, palas, rastrillos, pelotas, manguitos, flotadores…
    6. Cremas.
    7. Aperitivo/Merienda para los niños (mismo tipo y tamaño para los dos… no olvidar la posibilidad de alzamiento nacional).
    8. Pañales de agua para la pequeña.
    9. Bañadores de repuesto para todos.
    10. Así… muy casual todo.
  3. A comer a un restaurante. Esta es una espinita mía que tengo clavada. A diferencia de la playa, ir a comer fuera me encanta. Y claro, mis expectativas se disparan. Recuerdo cuando íbamos mi marido y yo de novios a restaurantes posh  de estrella michelin y comíamos con vino… Pues bien. Ahora seguimos yendo a restaurantes pero los buscamos “children friendly” y aún así, veo como hay un área del restaurante para familias, y otra para “personas sin niños“. Las comidas con niños, pues son lo que son. Yo normalmente, como atragantada. Entre que estamos pendientes de que uno coma, que el otro no grite, que no se levanten de la mesa, que estén lo más formalitos posible… pues la comida, a veces, pasa a segundo plano. Y a primer plano pasa lo importante, los 4 juntos en una comida en un restaurante; que no está mal, pero no es una comida tranquila y afable. Es una comida, en familia. Una opción que está proliferando, son los restaurantes con guardería. Los niños comen, y después tienen un lugar acondicionado para que jueguen, en muchos casos, con monitor. Y me encanta la idea. Porque los niños, una vez han comido, no entienden por qué tienen que estar sentados, así que si tienen donde esparcir su energía, mejor que mejor. No obstante, también creo que tienen que aprender a comportarse en esos momentos. Pero en lo que aprenden… yo envejezco 5 años.
    ALT COMIDA CASUAL

    Cena casual estas vacaciones en Sanlúcar

  4. Las vacaciones. Esto es ya otro planeta. El viaje en coche con sus 300 “¿Cuánto queda?” “¿Cuándo llegamos?” “Pis”; la estancia con sus correspondientes bolsas, maletas, sillas, sombrillas y cachivaches; y el recuerdo del bar de la piscina donde pedíamos mojitos y ahora pedimos batidos… Sobre esto, escribí un post hace un tiempo sobre consejos para vacaciones con niños que os dejo aquí por si os inspira… u os consuela.
    alt maletero casual

    Maletero casual

  5. El sueño. Yo, no es por desanimar a nadie, pero así como hay algunos tópicos que no se cumplen cuando eres madre, el de no dormir, sí. En el embarazo, todos me decían… “duerme ahora“. Y aunque sabía que me lo decían porque pasaría un tiempo atendiendo a mi hijo por la noche, no sabía que pasaría tanto tiempo. Es decir, soy madre desde hace 6 años. Llevo 6 años sin dormir bien. No quiero entrar a detallar los avatares nocturnos de mi casa, pero para resumirlo diré que me gustaría dormir 1 noche del tirón en la misma cama. Algo que no ocurre a menudo. Puede haber noches que duerma en 2 camas. Noches que duerma en el sofá. Noches que durmamos 4 en una cama. Ya sabéis… ¡living la vida loca!

 

¿HAY ESPERANZA? 

, por supuesto. Todo esto es real, pero también hay mucho humor detrás. Toda esta locura y este cambio merecen tanto la pena, que en nuestra casa fantaseamos con la idea de tener un tercer hijo, así que ¡muy horrible no debe de ser! Asumimos nuestra nueva faceta de familia “casual” con humor y alegría, y de vez en cuando, huímos para descansar y volver a ser novios. Los niños crecerán, y el #buenpadre y yo iremos a la playa, y seremos “maduritos descansados casual” mirando a familias llenas de trastos. Todo es un ciclo.

 

ALT LOS 4 CASUAL

 

Living la Vida Madre..Ohh Yeah...!
share
6 Responses
  • ¡Suscribo todo! Qué desgraciaitas jajaja. Hay gente a la que le duermen bien los niños, pero a nosotros la vida nos tiene que compensar de alguna forma, digo yo. Lo demás, nos pasa a todos igual. ¡Seguro!
    ¡Gracias por la mención!

    • @elisa_mamasuperplus
      agosto 21, 2018

      Dios te oiga jajajaja!!! Un abrazo!!

  • Patry
    agosto 22, 2018

    Me ha encantado el post, y me quedo con esta mención tan significativa ” fantaseamos con tener un tercero por lo que tan horrible no debe ser”. Creo que la mayoría de los que vivimos este momento, volveríamos a repetir sabiendo lo que sabemos… o no? Mi respuesta es clara: UNA Y MIL VECES!

    • @elisa_mamasuperplus
      agosto 23, 2018

      Verdad? Todos estos avatares… y seguimos queriendo tener hijos jajajajaj!!! Aunque lo del tercero… lo voy dejando en stand by 🙂

  • olga maria
    agosto 23, 2018

    Me ha encantado el post,creo que todas nos sentimos identificadas,menudos viajes jajaja

    • @elisa_mamasuperplus
      agosto 23, 2018

      Muchas gracias Olga!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *