Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

CURSO DE PREPARACIÓN A LA MATERNIDAD ¡YA

 

Al quedarme embarazada de Telmo, con 30 años, bastante vida y kilómetros encima, creía que estaba preparada y era un buen momento para tener un hijo.

Pues no.

Si estás embaraza, o te lo estás planteando, y estás leyendo esto, sólo te diré que nada te prepara para esta experiencia, y que madres amigas te contarán la suya y creerás que nada de eso te pasará a ti.  Seguramente esto ya lo habréis oído, pero somos mucho mejores padres antes de serlo que cuando lo somos de verdad.

Con Telmo, hice un curso de preparación al parto en un centro de muchísimo renombre en Madrid. Me explicaron muchísimas cosas: cambios en mi cuerpo, formación del bebé, diferentes maneras de ponerse de parto, cómo era el parto en sí… muchísima información. También hicimos clases prácticas para el parto, que a mí en particular, no me sirvieron de mucho… pero que recomiendo hacer, por si a alguien le sirve. Con Valeria no hice preparación al parto, y me fue estupendamente. Supongo que la experiencia es un grado.

Después de leer bastantes libros, haber ido a clases, haber buceado internet sobre el embarazo, parto etc… cuando tuve a mi hijo, me di cuenta de nada, nada y nada absolutamente, te preparaba para el Big Bang que es tener un hijo.

Nunca me olvidaré la frase de la mujer de un buen amigo que a los 6 meses de tener a su primer hijo me dijo: “Yo no recuerdo cómo era mi vida antes de ser madre”. Me impactó, pero me pareció que exageraba. Y para nada, señores. La maternidad, es una vivencia maravillosa que yo recomiendo a todo el mundo, pero es el fin de la vida conocida.

Un antes y un después.

Hay que estar preparado porque nada volverá a ser igual.

Por eso, después de ser madre me pregunto por qué en esos cursos nadie habla a los padres sobre el cambio casi apocalíptico que se produce en su vida.

Porque no te dicen que:

Seguramente, no durmáis en los próximos 2 años. Digo seguramente, porque hay niños maravillosos que duermen toda la noche. Yo no los he conocido.

Los niños lloran, mucho. Casi todos lo hacen.

Hasta que controles al bebé (sus hábitos, comidas, horarios, siestas) es posible que vivas pensando que siempre es el mismo día, sin diferencia de día y de noche, estilo “El día de la marmota”

Vas a alucinar, a partes iguales con tu bebé y con todo lo que lo quieres y con el agotamiento que vives. Los primeros meses el amor y el agotamiento ¡ocupan el mismo espacio!

Seguramente, no podrás ducharte sola… -mejor no digo el tiempo que pasará hasta que vuelvas a estar sola en el baño-

Nadie te dice que es normal estar cansada, que es normal querer estar solo y a tu aire un ratito. Y que no eres peor madre por quererlo. (¡Vivan las Malasmadres!)

Cambiarás una media de 5 pañales al día durante aproximadamente 2 años lo que hace un cómputo de 3360 pañales.

Estoy calculando los kilos de puré que llevo hechos en 6 años, pero para esto necesito más tiempo.

Los “por si” que hace que salir al parque con los niños parezcan las vacaciones de 15 días:

Por si se ensucia. Bolsita de ropa de recambio.

Por si tiene hambre. Bibe, puré, fruta.

Por si tiene sed. Agua, zumo, leche.

Por si llueve. Burbuja, chubasquero, katiuskas, paraguas.

Por si hace frío. Abrigo, chaqueta, gorro.

En definitiva, los padres estamos muy preparados para el cambio físico que se produce, pero no para el emocional. Yo no sé si es posible que aunque alguien me lo hubiera explicado, yo lo hubiese entendido… creo que… ¡hubiera salido corriendo!

Living la Vida Madre..Ohh Yeah...!
share
1 Response

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.