Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

EL TERCERO. Dudas, miedos y razones para un tercer hijo.

Que la idea de un tercero me persigue y me acecha desde hace tiempo, es un hecho. Que siempre soñé con tener 3 hijos, también. Que la vida a más hijos, más complicada, cierto. Pero mucho más feliz, sin duda. Soy hija única. Y siempre fantaseé con una familia numerosa. Desde pequeña quise tener 3 hijos. Ahora con dos en casa, y todo el lío que eso conlleva, dudo.

 

Cuando voy por la calle, mi marido y yo nos fijamos en familias numerosas. Ya conté en mi post sobre los blogs que me inspiran (que podéis volver a leer aquí) que sigo a mamás de tres #trimadres … por aquello de ver cómo sobreviven. También, preguntamos mucho a los padres del colegio que ya han tenido tres hijos. Aunque creo que el tercero, es como el primero. Por mucho que te cuenten… nadie te puede preparar para esa realidad.

 

¿QUE ME PARECE MARAVILLOSO DE TENER OTRO HIJO?

  • El embarazo. Está en mi lista de pros y contras. En principio, creo que un tercer embarazo lo voy a afrontar con mucha más calma, y lo voy a disfrutar más. Me gusta la idea de verme con barriguita otra vez, de vivir la emoción de saber qué es… Todo lo bonito.
  • El parto. El parto de Valeria fue tan bueno que nada más tenerla en brazos pensé “no quiero que sea la última vez que vivo esto“.
  • La familia. Juntos somos mejores. Cuando estamos los 4 juntos, somos felices. Mucho. Con sus cosas buenas y sus cosas malas… pero en general somos muy felices. Algo estaremos haciendo bien cuando mi hijo mayor todos los días me dice que nos quiere muchísimo a todos.
  • La adrenalina. Y está también está en mi lista de pros y contras. La felicidad de empezar otra vez. La lactancia, el olor a bebé… Cuando veo un bebé, siento que el tercero ¡me llama!
  • Los niños juntos. Si ya me parece maravilloso ver a Telmo y a Valeria juntos… ¡no me quiero imaginar viéndoles con un bebé!

 

¿QUE ME ASUSTA?

  • El embarazo. Mis dos embarazos anteriores fueron maravillosos. Sin embargo, la experiencia, saber más sobre la gestación y casos cercanos, me han hecho ver que, aunque lo normal es que todo vaya bien, existen complicaciones. Creo que el tercer embarazo, lo viviría con más miedo que los anteriores.
  • Parto. Tengo la misma sensación que con el embarazo. Si bien todo ha ido siempre bien, soy muy consiente de todo lo que puede ir mal. Y me da miedo.
  • La locura. Si dos es una locura, no quiero imaginarme tres. A veces, cuando mi marido y yo estamos liados con los niños pensamos… ¿cómo vamos a hacer si hay un tercero por casa? Supongo, que a todo se hace y se acostumbra uno pero… Si ya las mañanas y las noches me parecen un drama con dos… no quiero ni pensar con un bebé.
  • La demanda. Mis hijos son de papá y de mamá casi al igual, pero para muchas cosas, quieren estar sólo conmigo. Y sólo tengo 2 manos para agarrar, y dos laditos para que se peguen a mí. Al tercero, ¿dónde lo pongo? ¿Encima?
  • La economía. Colegios, extraescolares, campamentos, cambio de coche… y esto es sólo lo básico. Y todo lo que viene después….
  • La edad. Tuve a Telmo con 31 y a Valeria con 35. Ahora mismo estoy finalizando mis 37… si tuviera otro, sería casi rozando los 40. Si ya noté un cambio grande de los 31 a los 35, no quiero pensar lo que es empezar a correr detrás del tercer niño en el parque con 40 y…
  • Las rutinas. La vuelta a empezar. Vuelta a no dormir… o seguir sin dormir calculo que hasta los 50 años. A empezar en el colegio otra vez. Nuevos padres, nuevos amigos… si ya tengo la agenda llena de misas familiares, partidos de fútbol, cumpleaños de amiguitos y sólo tiene agenda mi primer hijo, cuando empiece Valeria con sus cositas voy a tener que ponerles un secretario.
  • La logística. Con uno está chupado. Pero el año que viene, Valeria empezará a tener algún extraescolar… vamos a ver cómo organizamos esa logística. Supongo, que Telmo será autónomo de aquí a un par de años o tres por lo que quizá siempre nos tengamos que ocupar solo de 2.

 

Todas estas cosas me preocupan, cuando pienso en un tercer hijo… pero hay una que me preocupa más. El hijo que se queda en el medio. Literalmente, el mediano. Me dijo una conocida, que era la mediana que cuando nació su hermana pequeña, “yo me quedé relegada a la nada“. Noté cierto dolor en sus palabras. Y automáticamente, pensé en Valeria. Ella se quedaría como la de en medio. He visto sufrir a Telmo de celos… y a Valeria también. ¿Cómo les afectaría un tercero? De todas las cosas que he enumerado antes, esta es la que más me da que pensar y sobre la que más leo.

alt tercero

Valeria sería la hermana mediana

 

LA RENUNCIA

En cambio, hay una cosa que no preocupa. La renuncia. En las familias numerosas que sigo, hablan de la renuncia. Un tercer hijo es un impacto en la familia. Mayor tiempo dedicado, e imapacto en la economía. Pero es un impacto de felicidad. Y la felicidad, es mucho mayor en proporción con el estrés o la economía. Por eso, desde ya somos conscientes de que, si el pequeño llega, tendremos que renunciar a muchas cosas… pero creo, que con lo que podemos ofrecerles, serán inmensamente felices.

 

LA BALANZA … ¿DONDE ESTÁ?

En ¿el dos o en el tres? Pues fluctúa. En noches como la de ayer (escribo esto con tres horas de sueño en el cuerpo cortesía de los terrores nocturnos de Valeria), se queda en el dos claramente… pero cuando se me pasa el cansancio… pienso en qué bonita será la vida siendo 5. Vida impar, vida imperfecta… vida feliz.

 

alt tercero

Siendo cuatro somos felices… pero ¿no faltará alguien en la foto?

Living la Vida Madre..Ohh Yeah...!
share
4 Responses
  • Nueve meses y un día después
    diciembre 4, 2018

    Pues yo también me lo planteo, aunque sé que no lo voy a tener. También pensaba en 3 hijos pero el primer parto fue horrible y el segundo embarazo para olvidar. Miedo me da repetir jajaja. Por otro lado, aquí hasta que empiezan a dormir… Lo hemos pasado fatal. El invierno pasado fue la muerte y me da pereza y miedo volver a pasar por ello, la verdad. Luego la organización doméstica, la pasta… Vamos, que me voy a quedar con las (no) ganas jajaja.

    • @elisa_mamasuperplus
      diciembre 5, 2018

      Qué bueno!!! Para mí hay dos miedos grandes… la desestabilización familiar (todo va casando ahora con los 2… y sería empezar otra vez) y el tema económico. Con 2 bien… pero 3… Yo de momento, espero a que Valeria que tiene 2 años, sea un poco más autónoma. Así sigo espiando a las familias numerosas jajajaja!! Un abrazo!

  • Mimitos en el caos
    diciembre 13, 2018

    Yo llevo espiando trimadres desde antes del embarazo (y tengo solo 1). Soy muy muy primeriza lo sé, pero sueño yo también con 3! Todos los contras podría superarlos menos uno… el último, y me da mucho miedo ya tener un 2 hijo por el hecho de quitar atención a la primera. Sé que me necesitará y yo no estaré para ella. Eso me mata. Dejé mi trabajo para crecerla… supongo que cuando vaya al cole ya será diferente la cosa. Pero sinceramente yo fui hija única y viví la mar de feliz, la verdad es que no hecho de menos tener hermanos.

    Eso sí, Mimi es la más pequeña de la familia, la siguiente soy yo… así que imaginemos… cuando crezca estará rodeada de abueletes… no quiero que crezca sola, quiero darle una familia para cuando sea más grande y supongo que los hermanos pueden cumplir esa función!

    • @elisa_mamasuperplus
      diciembre 17, 2018

      Yo también soy hija única… y también viví la experiencia de no saber si querría a Valeria igual que a Telmo. De verdad y de corazón te digo… el amor se multiplica, y sabrás estar cuando ella te necesite. Es la magia de la maternidad….!!! Anímateee!!
      Un abrazo,
      Elisa

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *