Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

MAMA EXPATRIADA. Cómo hacer cuando tienes hijos.

Ser madre. Trabajar porque te gusta, por tu familia y por tu crecimiento personal. Conseguir crecer profesionalmente. Tener la oportunidad de realizar un proyecto irrechazable… a 10.000 kilómetros de tu casa. Ser expatriada y ser mamá.

 

 

ALT EXPATRIADA

En el Zoo de la Ciudad de México

Este es un post muy personal pero que llevo mucho tiempo pensando en realizar. Me he decidido ahora que Facebook me ha recordado que por primera vez pisé la Ciudad de México hace 7 años. Influye que vi la maravillosa película Coco el otro día. Durante 4 años consecutivos pasé el Día de Muertos allí y la película me llenó de nostalgia.

 

No sé si muchas madres se sentirán identificadas conmigo. Quizá les sirva de ejemplo si se encuentran en unas situación parecida a la mía. Yo misma busqué en mucha información sobre mujeres que habían viajado por trabajo, pero no encontré demasiados casos públicos. Buscaba una madre expatriada, como yo, con un proyecto irrechazable. Quería saber qué hubieran hecho otras en mi lugar. Al final, la respuesta la encontré en mí.

 

Mi carrera profesional se ha centrado en el mundo de los eventos. Dirigía eventos bastante grandes y con bastante repercusión cuando vivía en Madrid. Al mudarnos toda la familia a San Sebastián, lo seguí haciendo a distancia. En aquel momento, viajaba a Madrid casi cada semana a mi oficina y el resto del tiempo trabajaba desde mi casa. Telmo tenía 2 años cuando todo esto estaba pasando, por lo que viajaba conmigo. Cuando yo estaba en Madrid, él iba al cole en Madrid. Si yo estaba en San Sebastián, él estaba en el cole en San Sebastián.

 

Tomamos la decisión de que el niño no se separase de mí demasiado tiempo. Lo pensamos así porque en ese momento, siendo tan pequeño, su estabilidad era yo. Su madre. Esta decisión fue refrendada por el colegio de mi hijo, donde me reuní con profesores y directores para explicarles la situación. Todos me dijeron que era más importante que el niño estuviera a mi lado. Así se desvela el misterio de todos los kilómetros que llevamos Telmo y yo encima. Ya os había contado algo de esto en el post que escribí sobre tener una au-pair en casa. Nosotros no hubiéramos podido pasar este trance sin Nikola.

alt expatriada

Telmo nos dio grandes tardes en el recorrido San Sebastián – Madrid – San Sebastián

 

Viajar a Madrid 2 semanas al mes con un niño ya era curioso. Al tiempo llegó una oferta profesional irrechazable. 3 meses en México para llevar un proyectazo. 3 meses sin volver. Expatriada. Cuando le dije  a mi marido lo que me habían propuesto, él me dijo “No puedes decir que no. Vamos a ver cómo nos organizamos“. Y nos organizamos. Telmo, Nikola (nuestra au-pair parte de la familia) y yo nos marchamos los 3 a México en enero de 2016.

 

ASPECTOS POSITIVOS DE PASAR EXPATATRIADOS 3 MESES

Cabe decir, que esa vez no era la primera que iba a México. Por alguna razón, las empresas donde he trabajado siempre han tenido una relación especial con ese país y los proyectos que yo dirigía se han internacionalizado allí. La primera vez que fui, estaba embarazada de Telmo. La segunda, me fui un mes con Telmo, que tenía 5 meses. Y allí, teníamos una nanny estupenda que me traía al niño a la oficina siempre que le tocaba la toma. Lo cuidó maravillosamente. Esa fue la primera vez, pero no la última de mi hijo en México. La última vez que estuvimos en México, Telmo tenía 3 años, y yo estaba embarazada de Valeria… aunque tardé un mes en enterarme.

alt expatriada

En el parque de nuestra urbanización en Polanco, Ciudad de México.

Marcharse a un proyecto en el extranjero de larga duración cuando tienes hijos es una decisión muy difícil de tomar. Enteramente personal. Yo he viajado muchísimo por trabajo. Siempre que he podido he llevado a mi hijo, y cuando su trabajo se lo ha permitido, nos ha acompañado su padre. Desde ahí, ya trabajábamos con la visión de familia=equipo.

 

¿Por qué decidí irme? Porque además, del aspecto económico, el reto personal que suponía era grandísimo. Y a mí siempre me ha gustado superarme. No podía decir que no. Además, lo vi como una experiencia muy enriquecedora e inolvidable.

 

No fue una decisión fácil. Y estuvo acompañada de muchas dudas, muchas consultas a familia, amigos… No obstante, la decisión la tomamos mi marido y yo plenamente conscientes de los aspectos positivos y negativos de todo ello.

 

Sobre los aspectos positivos:

  • Experiencia personal irremplazable. Además del crecimiento profesional, tuvimos la oportunidad de vivir como mexicanos. Conocimos la ciudad, hicimos amigos locales, ¡Telmo se acostumbró al guacamole y a la sopa picante del colegio!
  • Era un tiempo limitado. 3 meses no es lo mismo que expatriarse 3 años. El que no fuera un tiempo largo, hizo más fácil tomar la decisión.
  • Mi marido pudo acompañarnos 3 semanas. Durante ese tiempo, y aunque no es mucho consuelo, pudimos hacer vida familiar. El tiempo que el #papasuperplus estuvo con nosotros, llevamos juntos a Telmo al colegio, hicimos actividades con él, le llevamos al parque, al Museo del Niño… fuimos una familia en México.

 

alt expatriada

En el acuario

 

ASPECTOS NEGATIVOS

Aunque la experiencia, en general fue extraordinaria, identifico dos aspectos negativos:

  • Soledad. Aunque estaba con Nikola, que es de la familia, estaba sola en la toma de decisiones. Éramos mi hijo, ella y yo. Solos allí. La sensación a momentos, era abrumadora.
  • Lejanía. No es lo mismo expatriarse a 2.000 km que a 10.000km. Cuando estábamos en Madrid, nos podíamos reunir todos los fines de semana. Sin embargo, el océano de por medio, hacía imposible esto.

 

¿VOLVERIA A HACERLO? 

Sí. Sin duda. Si tuviera un proyecto de duración limitada en el extranjero volvería a hacerlo y volvería a llevar a mis hijos. Telmo sintió que era parte de su vida. Yo pude seguir la mía. Pudimos conciliar. Que ya es mucho en estos tiempos.

 

 

Living la Vida Madre..Ohh Yeah...!
share
4 Responses
  • Nueve meses y un día después
    noviembre 6, 2018

    Me parece una experiencia estupenda. De hecho me gustaría mucho vivirla aunque me daría costaría arrancar como supongo que es normal. Qué suerte contar con el apoyo de una persona. Si no, complicado para llevarte al niño… que, por cierto, me parece muy valiente. Eso no sé si lo hubiera hecho yo así, pero proque tenemos buena red de apoyo donde vivimos.

    • @elisa_mamasuperplus
      noviembre 6, 2018

      Yo te animo!! Aunque con 2 peques… expatriarse ya sería palabras mayores. Yo, en su momento, con Telmo teniendo 3 años, no me planteaba irme sin él. Era o con él, o no iba. No me quería separar… y fue una gran aventura! Si me lo plantearan ahora con 2 niños… seguramente… ¡volvería a decir que sí! Así soy, siempre ¡a la aventura! Un abrazo Nuria!

  • Nai
    noviembre 6, 2018

    Yo soy una expat en toda regla. Hace 7 años que me mudé a Italia. Y la verdad es que lo de tener la familia lejos pesa bastante. No en el día a día, porqué mi pareja la tengo a mi lado, pero con niños por medio las pequeñas cosas duelen un poquito… por ejemplo que los abuelos no puedan disfrutar de según que fiestas. O que tu hijo no pueda seguir tus tradiciones como hacías tu con tus amigos… quizás de manera temporal una se lo toma de diferente manera 😛

    • @elisa_mamasuperplus
      noviembre 6, 2018

      Hola Nai! Sí, de manera temporal es muy diferente. Es verdad que cuando quieres transmitir a tus hijos según qué cosas es más difícil si no estás. Pero… quizá una comunidad española allí? Cuando yo estuve en México, fui a la Casa Vasca a tocar la Tamborrada (fiesta mayor de San Sebastián) con mi hijo, y además de conocer a gente, lo pasamos fenomenal y mantuvimos las tradiciones! No obstante, Italia es un gran país. También tuve la suerte de vivir allí. Muchas gracias por pasarte!!! Un abrazo y aquí estamos si necesitas cualquier cosa!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *