Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.
[mc4wp_form id="4890"]
Zapisz Zapisz

CRIANZA. Cómo sobrevivir ante tanta información

Educar, lo digo siempre, es la tarea más difícil y con mayor responsabilidad de nuestra vida. La crianza, esa palabra tan de moda y new age, que equivale a lo que hasta ahora venía siendo tener un hijo y educarlo, es el papel con mayor peso de nuestra vida. De nuestro ejemplo, saldrán los adultos del futuro. Sin presión que vamos por la vida. 

Un buen día decides tener un hijo. Te conviertes en padre. Te enfrentas a los retos de criar a tus hijos, y vas a informarte. Y ahí, empieza la fiesta. En esta era de la sobreinformación (hay un gurú, un blog, web, doctrina o tesis casi para cada marca de biberones) hay respuesta para todo. Si ya era complicada la tarea antes de informarse, ni os cuento después.

Cuando me quedé embarazada, no tenía ni idea de que método de crianza iba a usar. Ni sabía que había métodos de educación. Tenía la idea (muy obsoleta parece ser) de que uno educaba en una mezcla de lo que había visto en su casa(cogiendo lo bueno y aprendiendo de lo no tan bueno), con el criterio y valores propios. Creo que si me hubieran hablado de Montessori, hubiera pensado que era un pintor del Renacimiento. Tampoco me planteé si le daría comida en trozos  o puré, o si el chupete era bueno o malo.  Vamos, que estaba convencida de que tendría a mi hijo, y ya saldría adelante.

alt crianza

Estrenándome como madre con Telmo

 

Va a ser que no. En los últimos 10 años el mercado de la maternidad ha crecido de manera incuantificable. No sólo en lo material (gadgets, carritos, cunas, mochilas, sillas de coche, tronas, juguetes educativos versus juguetes de plástico malignos…) si no en lo espiritual (métodos de crianza, alimentación, sueño..). Con toda la información que hay, se podría reunir en asignaturas y hacer un Grado en la universidad. 

Diferentes corrientes educacionales o de crianza, abanderadas por pediatras, y gurús de la educación que además de informar, ponen a la tendencia opuesta como Satanás. Y cuando digo Satanás, es Satanás. Todas ellas con adeptos y detractores, furibundos en muchos casos. Cuando fui madre, descubrí esta ciencia de la crianza. Y me quedé perpleja.

Perpleja porque hiciera lo que hiciera, todo iba a tener una consecuencia apocalíptica en mis hijos. Cada vez que leía sobre un tema, con sus pros y contras, los contras eran tan aterradores que quitaban el sueño semanas. Durante un tiempo, el #buenpadre y yo tuvimos dudas. Nos sentimos, yo especialmente, abrumados por tanta información, tanta consecuencia cercana al juicio final, y tantas corrientes diferentes. Siempre con el runrun de que todo lo que hagas con tus hijos tiene una consecuencia…

Aquí os dejo algunos ejemplos de las situaciones contradictorias en las que me he visto envuelta:

1 Lactancia: Yo le di el pecho a mis hijos. Con uno paré a los 4 meses, y con la otra a los 8. Si seguía dando el pecho era una madre “guay” por tener una lactancia prolongada para unos, y una “rarita” por seguir dando el pecho. Por no hablar del biberón… Sobre esto ya escribí un post hace poco. Os dejo aquí el enlace.

2 Purés o BLW: Si le das purés, no estarás ayudando a que tengan el efecto de masticación por lo que se volverán “vagos al comer”. Si por el contrario sigues la nueva corriente de Baby Led Weading, en el que se pone la comida en cachitos, corres el riesgo de que muera atragantado.

3 Galletas, cereales, bollos, petit suisse, yogures de sabores, yogures de beber. Aquí se desata la locura. Ya no queda nada que comer. Bien es sabido que los productos industriales tienen más azúcar del recomendado. Pero de ahí a que todos los niños que coman galletas o donuts vayan a ser diabéticos o a desarrollar obesidad, en mi opinión, hay un trecho. Una madre, en guerra con todos estos productos, decidió dar de desayunar garbanzos a su hijo. Y el mundo entero se le echó encima. Si das a tus hijos galletas es horrible, pero si les das garbanzos, también.  ¿Nos hemos vuelto todos un poquito locos?

4 Chupete. Si le das chupete, no agarrará bien el pecho. Pero si llora, ¿por qué no le pones el chupete? Y así todo.

5 El sueño. El niño no duerme solo. Y aquí también interviene la ciencia. Puedes decantarte por el Método Estivill o el de Carlos González. El Método Estivill consiste en educar al niño en el sueño enseñándole a dormir solo, dejándole llorar si llora. Los detractores de este método dicen que dejando llorar al niño así se producen lesiones cerebrales, inseguridad, ansiedad y depresión.  El de Carlos González, que promueve la crianza con apego, dice que no hay que dejar a los niños llorar nunca porque lo entenderán como desapego. Las consecuencias se enumeran en niños dependientes e inseguros también. Te recomiendan dormir con él o acompañarle hasta que se duerma hasta que el niño lo requiera, sin fecha final.

6 La guardería o cuidarle en casa. Si le llevas a la guardería, algunas personas te dirán que  sentirá abandono, que no le cuidarán bien y que no le cogerán si llora. Si por el contrario decides quedarte en casa con él, será dependiente, inseguro y no socializará. Yo he realizado los dos experimentos… estoy a la espera de que crezcan y ver la consecuencia apocalíptica en cada hijo.

Y con cada tema de la maternidad, se puede entrar en un debate interminable.  Ante todo esto… ¿qué hacer? 

alt crianza

 

HERRAMIENTAS QUE NOS HAN AYUDADO A NOSOTROS EN LA EDUCACION DE NUESTROS HIJOS

El sentido común es la mejor herramienta. Sin retórica. Simplemente, algo tan básico como el sentido común. Para acompañarlo, nos hemos basado en 3 pilares: valores, ejemplo, e información en base a los dos anteriores.

  1. Nuestros valores. Tener claro cuales son nuestros valores como pareja y como familia ha sido nuestro punto de partida. ¿Qué queremos trasmitir a nuestros hijos? ¿Cómo lo vamos a hacer?
  2. El ejemplo. Nuestros padres. La educación y los valores que nos han trasmitido y cómo lo han hecho con nosotros son un ejemplo. Sobre los abuelos y su impagable legado os hablé en un artículo hace poco.
  3. Extraer de toda la información lo que se ajusta a nosotros. Gracias a toda la información que hay, tenemos una capacidad de aprender sobre la crianza mucho mayor. Nos hemos informado, hemos leído y después hemos decidido en base a los dos puntos anteriores. Una vez hemos tenido toda la información que necesitábamos, la decisión de cómo actuar ha venido basada en nuestros valores.

 

A todos los padres… ¡valor! Todos lo hacemos lo mejor que sabemos le demos galletas o garbanzos a nuestros hijos.

 

 

 

Living la Vida Madre..Ohh Yeah...!
share
2 Responses
  • Jajajs, qué risa lo de Montessori. Yo es que estoy en el mundo de la educación entonces me parece muy positivo que haya tanta información. Creo que es la manera de ir encontrando tú camino. Lo que no me gusta tanto es la falta de respeto de los acérrimos seguidores… Porque ellos también se equivocan y porque, si tan seguros están de tener la verdad, los demás deberíamos darles pena y tendrían que ayudarnos 😂😂😂. Lo que creo que es la gente lee poco… Un artículo tendencioso escrito por un periodista que no tiene ni flores del tema y busca el titular, 4 post estupendos para introducirse en la materia pero insuficientes para la práctica… y así. Nos quedamos en lo superficial y claro, luego pasa lo que pasa, que tenemos un cacao…
    Lo que hay que tener claro es que siempre nos vamos a equivocar y vamos a hacer cosas que van a afectar, en mayor o menor medida, a nuestros hijos. Por cansancio, inconscientemente… Partiendo de esa base y descartando fatalismos para mí el respeto a los niños es lo más importante. Y eso está totalmente denostado, parece sobreprotector y permisivo pero en absoluto porque no implica no poner límites. Al contrario pienso que los límites también son importantísimos, pero no hace falta marcarlos de forma punitiva.

    • @elisa_mamasuperplus
      agosto 29, 2018

      Estoy de acuerdo contigo en que la información es muy positiva, pero que muchas veces, es proyectada por acérrimos seguidores y entonces ya no parece tan “útil”. En realidad, lo que a mí no me gustan son los acérrimos seguidores de cualquier tendencia. Todo en la vida tiene matices, ni te cuento un hijo…
      El respeto a los niños es fundamental y estoy de acuerdo en que nada tiene que ver con poner límites. Todos lo hacemos lo mejor que podemos! Gracias por pasar! 🙂

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *